Rincones de Soria

Álbum del Agua, 2013

Fotografías: José Luis Bravo
Texto: Isabel Goig

PUERTO SANTA INÉS

PUERTO SANTA INÉS

PICOS URBIÓN

SIERRA MONCAYO

LAGUNA NEGRA

RÍO DUERO

RÍO DUERO

HUMEDAL ALMARAIL

NACEDERO QUEILES

RÍO ABIÓN

RÍO MAYOR

RÍO DUERO

CHORRÓN CABREJAS

CHORRÓN EL ROYO
CHORRÓN HINOJOSA

BARRANCO YANGUAS

CASCADA COVALEDA

SALTO ÁGREDA

LA MUEDRA

PANTANO MORÓN

Más fotos del Agua en Yacimientos, Parajes y Ríos

 

De los cuatro elementos de la naturaleza, son el agua y el fuego los que siempre han causado en el hombre más fascinación. El aire no se ve y la tierra es aquello sobre lo que pisamos, lo que nos sustenta, a lo que estamos más habituados. Pero el fuego y el agua son visibles, perceptibles, sólo en momentos determinados. El fuego cuando lo provocamos, y el agua en el momento que decidimos acudir a un paraje por donde discurre, salvedad hecha de la que nos cae desde las nubes.

En cualquiera de sus tres estados, líquida, sólida y gaseosa, el agua ha sido estímulo para poetas y escritores, para pintores y fotógrafos, como estas fotografías que hoy mostramos, y que se deben al buen ojo y encuadre del periodista José Luis Bravo.

Los filósofos griegos utilizaron el agua para ejemplificar la vida misma. El todo fluye nada permanece o, lo que es igual, en los mismos ríos entramos y no entramos, somos y no somos, del efesio Heráclito, sigue, hasta ahora mismo, casi veintiséis siglos después, utilizándose como aforismo escueto al que nada es necesario añadir.

El agua, generador de vida, tiene sus propios dioses y diosecillos. El poder del agua en general y de las fuentes en particular, requería ser personificado por deidades. Hydros, Almón, las Doncellas del Rin, conocidas gracias a la trilogía de Wagner, El anillo de los Nibelungos. Náyades y Ondinas fueron, con la intervención de la Iglesia, sustituidas por santos y vírgenes.

En Soria hay variada muestra de santuarios, grandes o pequeños, relacionados con el agua, a veces con una fuente, a veces con una pequeña corriente de agua. Por ejemplo, en Bliecos, la Virgen de la Cabeza, con manantial que surge bajo los pies de la imagen. En Trébago la de la Virgen del Manzano. Junto a la de la Soledad, de Barca, discurre el arroyo Valdemuriel en busca del cercano río Duero. Muy cerca de la de la Blanca, en Suellacabras, mana una fuente de aguas medicinales. Junto al río Carabán, en Carabantes, se levantó la ermita dedicada a la Virgen de la Mata. La ermita de la Virgen de las Lagunas, ya en ruinas, al Oeste provincial, no necesita más explicación que su propio nombre. La de la Virgen de los Santos, en Borobia, se asienta a la orilla del río Manubles. El arroyo San Fructuoso, en la sierra de la Alcarama, dio origen al nombre (o al revés, se desconoce hasta ahora) de la ermita que junto a él se alzó y fue importante lugar religioso muy bien documentado en el siglo XVII. El río Horcajo junto con el arroyo de la Virgen, discurre cerca del otrora importante santuario de Nuestra Señora del Monte Seces, en Sarnago, hoy en ruinas. Y así continuaríamos hasta describir decenas de templos adheridos o relacionados con el agua.

En Soria, y más concretamente en el Norte de la provincia, el agua, en sus tres formas, se muestra majestuosa. La sólida por la altura. La gaseosa por esa misma altura y cierta abundancia de vegetación que no se da en el resto de la provincia. Y la líquida, en forma de arroyos y arroyuelos, porque, recién nacida, discurre hacia el Ebro o hacia el Duero joven, sin darle muchas opciones a la porosa tierra caliza para absorberla y sumirla. Así, a partir de noviembre, a veces antes, es posible ver y pararse a contemplar el Moncayo, la Cebollera, el Urbión, cubierto de blanco. Y más tarde, cuando el sol haga su trabajo y derrita ese manto, el agua correrá ligero, saltarín, en busca del cauce de los ríos para cumplir el ciclo del todo fluye.

Y esos ríos que van a dar a la mar, formando deltas y estuarios, siendo los mismos, son otros, que comenzarán de nuevo su trabajo de convertir el agua en gaseosa, después en líquida, y más tarde en sólida.

En las fotos, de José Luis Bravo, que acompañan este comentario, puede verse el agua en sus tres estados. Hermosos parajes y no menos hermosas imágenes. Las dos últimas muestran el resultado de la carencia de agua.

 

Capital Pueblos-1 Pueblos-2 Despoblados
Yacimientos, Parajes y Ríos Curiosidades y Fauna
Covaleda en imágenes Quintanilla de Tres Barrios
Soria Comentada Soto de Garray

©www.soria-goig.org
©soria-goig.com