Rincones de Soria

Despoblados   Excursión a VEA

 

Un grupo de amigos fuimos hasta el despoblado de Vea. Éramos doce personas y la perrita Rata. José Luis Bravo hizo unas magníficas fotos, Satur llevó unos exquisitos rosquillos caseros y todos cogimos moras maduras y dulces.

Seguimos el curso del río Linares, abundante de agua, hasta el despoblado cuya visita era ya apremiante para Mario San Miguel. El día era luminoso, más veraniego que otoñal, y el paisaje cautivó, como tantas veces, a todos los que ese día nos unimos para recorrer, caminando, los siete kilómetros que separan Vea de San Pedro Manrique.

Pasamos por los molinos del “tío Sastre”, de “los huérfanos”, del “tío Juan”, del “tío Paco”, por la fábrica de telas “Zenón”, otro molino de nombre “el Mateo” y por la antigua central eléctrica de Buitrago, este último también conocido como “molino de la media legua”. En realidad todos ellos no eran otra cosa que edificios de piedra deshabitados y medio en ruinas, a excepción de alguno que últimamente están rehabilitando.

Tuvimos ocasión de ver de nuevo cómo el roble se abre paso entre los pinos de repoblación, retuerce sus todavía débiles troncos y les va ganando terreno. El arroyo de San Fructuoso, que llega desde los cimientos que todavía perviven de la ermita del mismo nombre (templo que tuvo cofradía y santero) descendía también abundante de agua para unirse al Linares por debajo de un puente fabricado de lajas de piedra negra. Los buitres formaban círculo alrededor de la peña del Espejo.

Una vez cruzado el río y en el interior del pueblo, la mayoría de nosotros, sobre todo aquellos que por primera vez visitaban un lugar despoblado, se empaparon de romanticismo y desolación a partes iguales, recorriendo la iglesia todavía en pie, el ataúd comunero, la sala donde impartían clase a los niños, el balcón sobre el río, la plaza cuadrada. Algunos imaginarían las voces de la chiquillería, los ladridos de los careos y mastines intentando que los animales entraran en las majadas, o de las mujeres dando consejas en los lavaderos.

En aquel lugar todo eso que imaginábamos sucedió algún día. La iglesia tenía por patrona a la Virgen de los Remedios, en 1845 vivían 152 personas que hasta recibían el correo dos veces a la semana, Vea era cabeza de sexmo, tenía buena huerta y hasta algún olivo. Tenía y era. Ahora Vea y su sexmo ha quedado como referencia romántica de la despoblación de Tierras Altas.

pulsar sobre las fotos de los excursionistas para ver las fotos de Vea

 

 *  La Despoblación en Soria
 *  Rutas de la Despoblación

© Todas las fotografías tienen autoría, tan sólo pedimos que sea respetada ©

Colabora con nosotros
Envíanos tus fotografías
Utiliza nuestro formulario

©www.soria-goig.org