Poemas

 

O si en lluvia regresare

En la oscuridad de la noche
Se ilumino tu haz de ángel celestial
En la Navidad soñolienta

De estrellas acicaladas
Peinándose en el espejo de la luna

En la mañana prematura
Te desee en silencio

La Paz del espacio
La tranquilidad del regreso
Y el sosiego
de los campos en invierno

Llego el momento
De trasformarme
Como gusano
en crisálida
Antes de yacer
En la tierra in fértil
del solsticio

Desdibujado atrapado
En el pincel juguetón
del artista de lienzo sinuoso
de trazo hábil y despiadado

Quisiera envejecer contigo
Y cogidos de la mano
Sin pensar si cuando nos alejemos
De este mundo
será para siempre
o si en lluvia regresare

O si me reencarnase

En tierra , mar o fuego
Sin regresión

O ráfaga de viento fuera

O si en polvo fuese

Poder escribir nuestros nombres
Sobre la arena
Y que el viento se los lleve

© Gerardo Moreno, febrero 2014

 

 

 

JUNIO TEMBLÓN

Junio asoma, temblón, por el Moncayo,
como anuncian los álamos al viento.
El mes tardó en marcharse de tan lento,
frío y furioso se ha despedido mayo.

No arranca bien el sexto, apunta Cayo,
al abrigo de todo impedimento.
El sol vendrá, sostiene macilento,
como siempre ha venido, de soslayo.

Camino del Espino, entre los cantos,
surgen frescas y esbeltas las aliagas,
desafío de todos los encantos.

Al regreso del campo, calma vaga,
teñida de emociones y quebrantos:
un rayo de humildad que nos embriaga.

 

© Ramón Casal, Trévago, 1 de junio de 2014

 

 

AGUAS NUEVAS

Las últimas nevadas y la reciente lluvia
han esponjado los campos de labranza.
Asoma el cereal, entre temblores,
verdea ya en el común de los sembrados,
mientras el cierzo arrecia.

Pronto florecerán los tardíos almendros
y en la dehesa brotarán los prados.
El humilde riachuelo,
escondido en el pasado invierno,
volverá a conducir, tierras abajo,
las aguas nuevas
del temprano deshielo.

Jonás podó los álamos con mimo
para que apunten firmes hacia el cielo el próximo verano,
y sigan dibujando entre las nubes
el sinuoso camino de los enamorados.

Las gotas de lluvia suenan sobre las tejas,
tab, tab, tab,
en la noche invadida de silencios,
emulando el nervioso tic-tac
de los relojes huecos
y de los corazones apretados.

Es marzo en la meseta.
Se oye el repique de Angelus en la parroquia esbelta,
y las cigueñas,
ajenas al oficio y al perezoso tañer de las campanas,
bailan, sobre las balsas de los labrantíos,
la eterna danza de la primavera.

 

© Ramón Casal, Trévago, 2013-3-10

 

HUERTO

 

El misterioso brillo de tus cálidas lágrimas
revive mi conciencia de afónico poeta
que desconoce, aún, la longitud exacta
de tu melancolía. 

Para borrar las huellas de tantas amarguras
te invitaré a reír, no con cómicas coplas,
sino erigiendo un huerto en ladera soleada,
abierta al mediodía. 

Por tus manos plantados se elevarán los nísperos
y los viejos almendros volverán a dar flor
al compás del tic-tac del reloj de la torre,
trasformada en vigía. 

Con las primeras lluvias se anegarán los chopos
que enseñan el camino al nervioso riachuelo
y las aguas heladas te enviarán un beso
envuelto en peonías. 

Guardarás con esmero la cosecha del año,
cual tesoro escondido de un pirata sin mar,
mientras enciendo un fuego que adelante
la llegada del día.

 

© Ramón Casal, Trébago/Donostia de 2008

 

 

LOS  "ERES" DE MI CIUDAD

SORIA 

"ERES", Soria, una ciudad de sencillez y belleza,

"ERES" como la violeta o Cenicienta quizás,

que por tu mucha humildad,

ocultas tu gran nobleza.

Del Románico "ERES " joya,

y del Duero un paraíso,

y de la Vieja Castilla... "ERES" reflejo tan lindo,

que quienes a ella cantan, 

antes, sin duda, te han visto.[...]

 

 

Eres de Soria si cuando la nombran y estás lejos de ella, notas un "noséqué" y un "quéséyo".
Si compraste hebras de hilo en el puesto que tenía "el tío Che" en la plaza de Abastos (años cincuenta, sesenta...); si ibas al Proyecciones a ver películas a cuatro pesetas porque los otros cines eran más caros; si viste una Escuela de Magisterio en cuya parte superior de la fachada se podia leer: "Fábrica de Adoquines". (Parece ser que anteriormente a la Normal, así se llamaban entonces, el edificio había albergado lo que decía su rótulo y nadie lo había borrado).
Eres de Soria si ibas los primeros domingos de mes a la iglesia del  Carmen a visitar al Niño Jesús de Praga. Esos días sorteaban regalos: (a la "menda" una vez le tocó un conjunto de "cacharritos" de plástico, material que empezaba a ser conocido por aquellos años, y se sintió "superfeliz").
Eres de Soria si viviendo en la calle Antonio de Oncala y aledaños, decías: "Me voy a Soria" cuando ibas al Collado o incluso al Espòlón;(¡Qué lejos nos parecían aquellos barrios sin asfaltar!); si recuerdas tu infancia con carrillos y naricilla rojos de frío, pero con un sol precioso, bello cielo azul, o... ¡cómo olvidar el vaho que formabas en los escaparates de la "Droguería Moderna", al suspirar en los días de Navidad por esa muñeca andadora, que Sus Majestades los Reyes de Oriente nunca podían comprar porque casi siempre venían "pobres".
Si fuiste testigo de nevadas de varios días en los que tu casa se quedaba sin luz, pues se caía algún cable, y en tu casa ponían un candil, lo que los niños celebrábamos como una bonita novedad; si...si...
Si asistes con respeto a la procesión del Viernes Santo, si no puedes evitar moverte a ritmo de tamboril cuando oyes una sanjuanera, si cantas de vez en cuando "Soria , ¡qué linda eres!", si te emocionan los triunfos del Numancia, aunque no entiendas ni una "patata" de fútbol, como es mi caso.
Y ¡sobre todo! si has sabido contagiarles a tus hijos, aunque no sean sorianos, lo anterior y el orgullo de tu tierra, es porque sin duda alguna,

¡¡¡ERES DE SORIA!!!

© Pilar Zamora Delso, 2016

 

 

 Soria

Soria invernal,
nadie de ti se acuerda
con tus olmos arrugados
y tu Alameda en cuesta;

Soria fría,
junto a la orilla del Duero
¿queda algún poeta
que te cante en invierno?

¿Siguen en pie
tus casas blasonadas
y tus flacos galgos
por las calles empedradas?

¿Te quedan aún viejas
para rezar rosarios
en las vetustas iglesias
que la fe ha levantado?

Y, ¿qué hay de tus campos
de tierra roja y encinar,
de robles prietos y pinos
dominio del águila real?

Al Norte está Cebollera,
hacia Aragón el Moncayo,
resplandeciendo de nieve,
como un manto blanco,

Soria humilde, Soria triste
deja que llegue a ti el verano
cuando es más azul tu cielo
y amarillean tus campos.

© Juan Luis Pastor

 

Laguna Negra

Laguna Negra

 

 

 

 

Agua pura y silenciosa

que copia cosas eternas

A.Machado

Lo hiciste?
Caminaste por las faldas
del Urbión entre
altos y enhiestos
pinos?
Te subiste al mástil
del barco que fueron
para divisar el paraiso?

Te volviste,
-solitario y loco-
el capitán
de ese verde océano?

Te paraste
a oir bajo los pies
la oculta y niña voz
del Duero?

Trepaste
por los farallones,
a lo mas alto
del murallón desnudo?
Cosiste allí
con hilos de luz
la bella laguna
negra a los ojos?

Lo hiciste?

Y en la travesía
del agua que copia
cosas eternas
soltaste
por un momento
los brazos?

Te dejaste ir
a merced
del roce de leyendas
y secretos?

Lo hiciste?

© Rubén Lapuente

blog de Rubén

 

SUMARIO

SENDEROS IMAGINADOS

Hola, soy Icni, anímate y escríbenosColabora y contacta con nosotros

Los textos  están publicados con permiso expreso de sus autores,  siendo ellos los únicos responsables del contenido. Las fotografías y los textos son  © de los autores. Las direcciones  electrónicas se hacen públicas con permiso de sus autores. No facilitamos ningún dato a terceros.

SENDEROS IMAGINADOS
Páginas creadas y mantenidas por © maruska 2001/Actualizadas el 23 junio 2017