Rafa Santa Clotilde Jiménez

 

Con motivo del Concurso Literario sobre el Moncayo me decidí a estrenarme en esto de la literatura y escribí un relato literario que no resultó ser el ganador, pero del que estoy muy orgulloso, y que creo que me quedó muy chulo... Como me da pena que se quede abandonado en el cajón sin que nadie lo lea, os lo paso para que podáis disfrutarlo y de esta manera entretengáis vuestro tiempo libre estas Navidades.  

El relato, que os adjunto, se titula Y LA NIEVE ARDÍA y trata sobre la profesión de los antiguos neveros de Moncayo en una época muy convulsa para Ágreda y España en general, la guerra de la Independencia.  

Espero que lo leáis y que lo disfrutéis.

Saludos cordiales,

 Rafa Santa Clotilde Jiménez

 

relato

Y la nieve ardía

Certamen Literario de Turismo Medio Ambiental "El Moncayo, 2013
Autor: El escriba de Castelmoncayo

 

I

Año de 1808. Fiestas de San Miguel…

-¡¡Vaya bodrio de fiestas!!- pensó Zacarías. Este año no había habido ni siquiera  baile. Una misa por el patrón, San Miguel, y vas que te arreas. Todo el año pensando en las vacas de la ganadería Carriquirri, que traídas desde la Laguna de Añavieja, serían soltadas por la calles para que los mozos demostrarán su valentía ante las mozas y este año nada de nada. Con lo que había fantaseado Zacarías de cómo dejaría boquiabierta a su deseada Milagritos tras zafarse de las vaquillas con un artístico recorte… -como los hace el Toñín, el de la Costoya- pensaba.

Sin embargo, este año todo estaba siendo bien distinto. Corría el año de 1808 y los vecinos del norte, los franceses, habían venido a aguar las fiestas y la vida en general, a Zacarías y a todos los españoles. Con el pretexto de conquistar Portugal, tradicional aliado de Inglaterra y por lo tanto enemigo de Francia, les habíamos dejado entrar en España tan inocentemente que una vez aquí, pensaron que lo mejor, ya que estaban dentro, era quedarse y apoderarse del poder. Vamos, una conquista de gratis, en toda regla.

Nada de esto entendía el pobre Zacarías, que con sus dieciséis añitos recién cumplidos no había anhelado casi otra cosa en todo el año que su Milagritos y las fiestas de San Miguel, donde recortaría a las vacas y mucho mejor, podría bailar otra vez con su Milagritos. Digo su, y digo mal, porque de suya nada de nada. Eso era lo que él pensaba, pero solo por ello tampoco dejaba de ser suya. Y es que cuando el año pasado Zacarías le propuso bailar en las fiestas y ella accedió, el pobre Zacarías notó un escalofrío que recorrió todo su cuerpo que le hizo saber que esa jovencita tenía que ser la mujer de su vida.

NOVEDADES - OTOÑO 2007.../... Aquí para seguir leyendo el relato .../...

© Rafa Santa Clotilde Jiménez

 

SUMARIO

SENDEROS IMAGINADOS

Hola, soy Icni, anímate y escríbenosColabora y contacta con nosotros

Los textos  están publicados con permiso expreso de sus autores,  siendo ellos los únicos responsables del contenido. Las fotografías y los textos son  © de los autores. Las direcciones  electrónicas se hacen públicas con permiso de sus autores. No facilitamos ningún dato a terceros.

SENDEROS IMAGINADOS
Páginas creadas y mantenidas por © maruska 2001/Actualizadas el 15 diciembre 2014