Leopoldo Torre y García

Notas biográficas     Entrevista
Relato: Los pichones del campanario
Artículos: Vocabulario de Quintanilla de Tres Barrios La Vid. El fruto de una tradición perdida - Novenas y rogativas en Quintanilla de Tres Barrios - Pedir para el Santísimo. Tradición perdida de Quintanilla de Tres Barrios
Pueblo a pueblo: Quintanilla de Tres Barrios
Comentarios de sus libros: Albarcas para el camino - Cuarto menguante - Ecos rurales

entrevista

 Leopoldo Torre y García

Leopoldo Torre y GarcíaA Leopoldo Torre no lo conocemos personalmente, pero cuando lo hagamos prometo hacer una semblaza de él más acorde con la gratitud que le debemos en éste último año de nuestra andadura en la red. De manera absolutamente generosa (como todos nuestros estimados Colaboradores, que nunca me cansaré de escribir en mayúsculas) nos ha regalado espléndidos trabajos de etnología y un impagable vocabulario de su pueblo Quintanilla de Tres Barrios. Pero a Leopoldo ya lo conocíamos a través de sus libros y artículos que publicamos en nuestro web por su calidad de contenido.
Con realismo y un lenguaje seco, depurado y a veces regado con esa ternura propia de las gentes de la tierra del vino, nos ha retratado un paisaje roturado y sembrado con el esfuerzo animal, los sentimientos humanos y la nieve de los largos inviernos sorianos.

Aquí hemos recogido las reseñas de tres de sus libros Albarcas para el camino, Cuarto menguante y Ecos rurales pero también ha colaborado entre otras publicaciones, en libros colectivos como Por los ríos de Soria y Casos y cosas de Soria, en la revista de etnografía Revista de Folklore, en ABANCO y en Heraldo de Soria.

 

Tantos años viviendo lejos de Soria. ¿Es verdad eso de que, la distancia agranda y embellece en la memoria los pueblos de la infancia?

La nostalgia permanece flotando y refuerza los sentimientos de aquellos que la padecen. Cuando te falta lo que tanto añoras estás abocado al ilusionismo, donde el corazón te lleva.

¿Tú también crees, como otros, que en Soria se educó muy bien a los hijos, pero de forma poco práctica para que continuaran viviendo en la provincia?

No es la intención que se inculca la que prevalece sino la necesidad que marca el destino. En Soria seguimos errando en oportunidades y el camino está servido. A pesar de ello, para mí salir del terruño significó un abandono familiar. Hay predilecciones que pueden marcarte para siempre.

¿Volverías a vivir en Soria si se dieran las condiciones necesarias?

Cito a Pitágoras: "No abandones tu país, pero si lo haces nunca regreses". El buey pace donde se hace, no donde nace. En cualquier caso nada supondría cambiar el orden de la preferencia.

Tu trabajo sobre Soria es prolífico, ¿cómo ha sido recibido?

Con cierta indiferencia, sin apenas pros ni contras. En cierto modo ha pasado desapercibido de la mirada crítica, algo que nunca se sabe a ciencia cierta si resulta positivo o negativo.

Dicen que la literatura de ámbito rural pierde lectores, ¿cómo fue tu experiencia con Ecos rurales y Albarcas para el camino?

Nos hemos vuelto muy finolis. Escribir sobre lo rural es limitar el ámbito y las posibilidades de salir airoso. Cuando escribes para un reducto te expones a la sobreexposición de unos temas que pueden llegar a resultar manidos. En cualquier caso ambos libros han sido mejor aceptados que la novela, por ejemplo.

¿Como reacciona la gente al verse retratada, a veces de manera cruda y real?. Ésta pregunta viene a colación porque algún autor soriano tuvo problemas con su libro en su propio pueblo, en concreto nos referimos a La casa del corazón, de Manuel Villarraso, ¿te ha pasado algo similar con los tuyos?

A pesar de lo que alguien pueda pensar, las publicaciones han de reflejar la cruda realidad. Nunca he tenido ningún encontronazo al respecto, aunque sé de gente que no se ha atrevido a llamar a las cosas por su nombre por temor a represalias. En cualquier caso todas estas cosas son producto de la inmadurez.

¿Y tus artículos en la prensa?

Eso es harina de otro costal. Aquí sí que en ocasiones han levantado cierta polvareda pero sin que los discrepantes nunca hayan tenido la valentía de decírmelo personalmente.

El extenso vocabulario que tienes recogido, y publicado en nuestra web, ¿es fruto sólo de tus recuerdos, o hay colaboraciones y trabajo de campo.?

La recopilación del vocabulario es fruto de lo que granito a granito he ido acumulando. No hay ni colaboración ni apenas trabajo de campo. Ahora bien, a mí de siempre me ha complacido infiltrarme en el típico corrillo de mujeres y apuntar lo que me llamaba la atención. Material que a la postre he ido utlizando para confeccionar mis escritos. En cualquier caso el vocabulario es bastante más extenso que el publicado aquí y buena parte procede del recuerdo de mi juventud.

Naciste en tierra de vino, ¿es muy diferente el campesino del vino del de cereal?

El campesino viejo siempre ha sido docto en conocimientos del medio natural y de sus posibilidades. Sus raíces son de vieja cepa y lo mismo conoce la doctrina de la poda que el tratamiento del cereal. El campesino de mis recuerdos fue hijo de la tierra y conocía todos sus secretos.

¿Cómo ven los catalanes a los sorianos?

Con mejor concepto que el que los sorianos tenemos de ellos. Sin llegar a generalizar, no suele caer en apreciaciones.

¿Y los sorianos a los catalanes?

Dejándonos llevar fácilmente por el fanatismo y no sabiendo diferenciar entre el valor humano y los sentimientos exacerbados.

¿Cómo crees que se solucionaría el problema de la despoblación en Soria?

La despoblación es la fibra óptica de mis comentarios, de mis artículos, la que más me sensibiliza y me preocupa. No existe una solución mágica para atajar el problema. Habría que comenzar por sensibilizarnos los propios sorianos, cosa que dudo que lo tomemos en serio. En parte se solucionaría con una decidida actuación política que pusiera todo su empeño y dedicación en relanzar el futuro de esta provincia, algo que no hacen. Tiene difícil solución.

¿Cómo se debería apoyar la cultura en Soria, y/o la cultura soriana?

Evidentemente desde las altas esferas: instituciones y organismos competentes. Pero aquí somos tan pobres que ni siquiera podemos dar las gracias. En cualquier caso la cultura en Soria, aunque no goza de mala salud, está viciada. Falta asociacionismo, sin intereses creados, y ello supondría una mayor fuerza y un mejor reconocimiento. Evidentemente faltan medios para potenciar la creatividad y lo que sale a la luz es gracias al énfasis de ponen determinados grupos o asociaciones.

Celia Duañez

 

 

Breves notas autobiográficas:

Nací en Quintanilla de Tres Barrios allá por los albores de mediados del siglo pasado. Nunca perseguí la gloria pero de pequeño ya soñaba con que un día llegaría a ser pintor o escritor. Sobre todo cuando alguien me preguntaba qué quería ser de mayor.
Antes de escribir el contenido me gustaba ponerle títulos a las posibles novelas. Pero como siempre me he nutrido de lo rural, lo primero que escribí fue una recopilación de sus faenas ("Las labores del campo") que encuadernado por mí mismo me valió para obtener matrícula de honor en literatura cuando apenas contaba 17 años.
Está claro que escribo por instinto y llamo a las cosas por su nombre, así que le pongo títulos a mis pubicaciones como "Albarcas para el camino", "Ecos rurales", "Cuarto menguante"... que recogen las experiencias vividas.
He colaborado en varias revistas, algunas de investigación, generalmente con temas de etnología como telón de fondo. La mayoría de estas revistas implantadas en Soria, si bien es en la "Revista de Folklore" donde he plasmado más trabajos. Asiduo colaborador de la prensa soriana -en la que he colaborado en todas las últimas cabeceras, asiduamente lo vengo haciendo en "Heraldo de Soria"- llevo dándole a la pluma veinticinco años de artículos para matar el gusanillo de la pasión. Porque escribir es como decir verdades sencillas con sentido común que suenan, en ocasiones, de forma explosiva en medio de un mundo de idiotas.

Leopoldo Torre y Garcia, 2006

Web de Quintanilla de Tres Barrios

SUMARIO

SENDEROS IMAGINADOS

Hola, soy Icni, anímate y escríbenosColabora y contacta con nosotros

Los textos  están publicados con permiso expreso de sus autores,  siendo ellos los únicos responsables del contenido. Las fotografías y los textos son  © de los autores. Las direcciones  electrónicas se hacen públicas con permiso de sus autores. No facilitamos ningún dato a terceros.

SENDEROS IMAGINADOS
Páginas creadas y mantenidas por © maruska 2001/Actualizadas el 15 diciembre 2014