Matías Ortega Carmona

Notas biográficas  
Relatos  Diego y el pino mágico - Marinero de tierra adentro - ¿Pasado o futuro?  - La trastienda
      
 Diego Maquinista - Crónicas de La Media Legua
Poesías  En recuerdo de Antonio y Leonor - Nostalgia - Recuerdos
Artículos en soria-goig.com  Páginas sorianas - Soria y el tren
Artículos en tarragona-goig.org  Paseando con Jujol - La Casa Encantada (Castellarnau)
      
 Recordando a TARSICI de La Pobla de Mafumel

relato

Diego y el pino mágico

Ése era su lugar preferido, pasaba horas sentado bajo la sombra que le brindaba aquel pino. El árbol tenía más o menos la misma edad que Diego por lo que habían ido creciendo juntos. En una tierra en la que abundaba esa especie no había otro pino como aquel, su aspecto y la forma de su corteza indicaba que no era fruto de la semilla de los pinos autóctonos. Su nacimiento, en una maceta, y sus primeros años de vida tampoco fueron los de un pino normal pero... es que él no era un pino normal, era El Pino Mágico.

Nadie conocía con certeza el origen del árbol. Si hacemos caso de la versión de Consuelo, la tía abuela de su madre, fue una de las muchas aves que surcan los cielos de Galicia quien trajo en su pico la semilla de la cual nació. La anciana mujer vio un día como, en una de las macetas de su pequeño jardín, había una nueva planta que en principio no supo identificar ¡Menos mal que no cedió a la tentación de arrancarla! Poco después la planta fue tomando forma y se empezó a adivinar su especie, lo cual tenía aún más misterio.

Ninguna persona de aquella aldea había visto nunca que un pino naciese en una maceta y mucho menos que viviese en ella. Todos creían que aquel árbol moriría si no se le sacaba de allí y se le plantaba en el monte con otros de su especie.

Todos lo creían menos Diego que, a menudo, acudía a regarlo para que no muriese de sed y pudiese seguir creciendo.

Como otros días, Diego había ido a regar el pino; hacía tiempo que no llovía y el verano, en aquellas tierras, era más caluroso de lo habitual. A medida que el muchacho echaba el agua el pino la tragaba con avidez. Humedeció también las ramas hasta que creyó verlas con un verdor más intenso.

Una vez acabado el trabajo guardó la manguera y cuando regresó junto al árbol observó, sorprendido, que de sus ramas colgaban unas bolitas de caramelo. Su sorpresa aún fue mayor cuando oyó una voz que le decía –“Gracias por tus cuidados, yo aún soy pequeño, como tú, y hasta que no sea adulto no colgarán de mis ramas piñas con sabrosos piñones para que puedas comerlos. Hasta entonces, si sigues cuidándome, intentaré premiarte con algunos regalos”. Diego se frotó los ojos y se pellizcó la mejilla para percatarse de que aquello no era un sueño ¡el pino no sólo daba regalos, además hablaba!

Sorprendido y un poco asustado, el niño llamó a su tío Matías, quien dijo a Diego que no se preocupara y siguiera cuidando al pino, no sólo para que este le diese regalos, sino para tener un amigo con el que ir creciendo juntos. Si lo hacía así podría comprobar que los mayores regalos de aquel pino estaban por llegar. Tampoco debía importarle que nadie más oyese hablar al pino mágico, ese sería un secreto entre los dos.

Fueron pasando los años y se hizo necesario mudar al pino, primero a otra maceta más grande y después plantarlo en la tierra, en el lugar que creyeron sería mejor para él. El Pino fue creciendo y Diego con él.

Llegó un momento en que el árbol no necesitó que el muchacho siguiese regándolo, pues era ya capaz de tomar de la tierra los nutrientes necesarios para su supervivencia. Aún así, Diego le echaba de cuando en cuando un poco de agua y El Pino se lo seguía agradeciendo. Se había convertido en un hermoso árbol capaz de seguir ofreciendo regalos que aquel niño que empezó a cuidarlo nunca había imaginado.

Cada año las ramas del pino se cargaban de piñas repletas de riquísimos piñones que se utilizaban en la cocina para acompañar carnes y hacer sabrosas tartas. Una vez secas, las piñas servían para alimentar el fuego del hogar. Su calor al arder era tan agradable como la sombra que las ramas del pino proporcionaban a Diego en verano, protegiéndolo del sol.

Sentado bajo aquel pino, Diego contemplaba la belleza de la ría y soñaba, observando los veleros que surcaban sus azules aguas, con viajar y conocer otros paisajes tan hermosos como aquel.

Diego recordaba las palabras de su tío y empezaba a comprender porqué éste le dijo que los mayores regalos del pino estaban por llegar. No sólo eran las piñas, los piñones, el calor del hogar en el invierno o la sombra en el verano. Las ramas del pino servían también para que en ellas anidasen los pájaros y alguna que otra ardilla saciase su apetito. Aprendió que los animales que acudían hasta el árbol para saciar en él su apetito, trasladaban sus semillas, contribuyendo así al nacimiento de otros pinos. De esa forma los bosques se regeneran, evitando que la tierra se convierta en un desierto. Los árboles atraen a la lluvia y de todos es sabido que el agua es la fuente de la vida.

Una voz sacó a Diego de sus pensamientos –“Veo, amigo mío, que por fin has comprendido lo importante que era que me cuidases. Ahora ya sabes que estando vivo puedo aportar muchas cosas a los hombres y a la naturaleza, pero también si un día muero seguiré siendo útil. Quizás no te hayas dado cuenta pero los árboles estamos con los hombres desde que nacéis hasta que vuestra vida se apaga. La mayoría de vosotros pasáis vuestros primeros meses en una cuna de madera, de madera son las sillas o bancos en los que reposáis, los muebles de vuestra casa, algunos de esos barcos en los que sueñas viajar para descubrir nuevos horizontes y también la madera os da el último cobijo. Gracias por tus cuidados y por seguir siendo mi amigo”.

Diego siguió cuidando al Pino Mágico y disfrutando de su compañía. Cuando nació su hijo le hizo un columpio que colgó de una de las poderosas ramas de su amigo quien, aunque nadie lo oyese, contaba al niño como su padre lo había cuidado y lo felices que habían sido creciendo juntos.

© Matías Ortega Carmona

Nota del autor: El texto está acompañado de fotografías del autor del mismo e ilustraciones sacadas de páginas de Internet.

 

relato

Marinero de tierra adentro

Las voces y  risas de los chiquillos se apagaban a medida que éstos iban abandonando el lago. En el pequeño embarcadero solamente quedaba el viejo Pepito, que estaba ocupado en amarrar su aún más vieja barca, la cual había heredado de su padre. Mirando la quietud del agua, mientras sujetaba la última amarra, pensaba que, aunque la dejase suelta, la barca  no se iría de allí y que en caso de hacerlo ella sola encontraría el camino para volver. Aquella barca, al igual que él, conocía hasta el rincón más recóndito del lago, no en vano lo había explorado, a bordo de ella, miles de veces.

Ensimismado en su tarea recordaba que su padre, siendo él todavía un niño, le hablaba del mar. Le explicaba que era una extensión de agua salada mayor que todos los lagos del mundo juntos. Su nombre variaba en función de su ubicación geográfica, llamándose mar cuando la distancia de una a otra orilla era relativamente corta y océano cuando se podían pasar días y semanas navegando sin ver la costa. Estos mares y océanos se comunicaban entre sí y ocupaban la mayor parte del planeta. En sus aguas vivía desde los más minúsculos peces hasta las más enormes de las criaturas marinas, como las ballenas. En sus costas había países de lo más variado. Unos tenían una vegetación exuberante, con un paisaje parecido al de las riberas del lago y otros eran auténticos desiertos. También las personas que habitaban esos países eran de lo más variopinto, siendo diferente hasta su color. Pepito escuchaba extasiado las historias de su padre; desde que empezó a oírlas se dijo que, en cuanto pudiese, dejaría el lago para ir hasta el mar.

Pepito le preguntó a su progenitor que es lo que debía de hacer para ser un buen marinero y este le contestó –“Primero deberás saber manejar la barca, después dominar, con ella, las aguas del lago y cuando éste no tenga secretos para ti lo dejarás y te irás al mar. Cuando estés en él descubrirás que, para navegar, lo que aquí has aprendido no es suficiente. Nuestra querida Isabela (nombre de la barca), que en el lago es la reina, en el mar sería sólo un cascarón que zozobraría al menor embate. Tus conocimientos de navegación, en ese medio, no te llevarían más allá de una jornada de travesía. Por ello tendrás que esforzarte y estudiar, sólo si haces todo eso podrás ser un buen marino”.

Pasaron los años y el niño se hizo hombre. Siguió los consejos de su padre  y se convirtió en un buen marino. Pepito era Don José, un capitán de la marina mercante que surcaba todos los mares del mundo y conocía los países más exóticos. Navegar le dio la oportunidad de tener amigos en  un extremo y otro de la tierra y de comprobar que la gente puede ser buena o mala sin importar el idioma que hablen o la raza que tengan. Pudo ver de cerca los avances más grandes que el hombre ha sido capaz de crear, los monumentos que adornan las grandes ciudades y también como los mismos hombres luchaban contra la naturaleza, destruyendo los rincones más bellos, persiguiendo y acosando a los animales hasta exterminarlos. No contentos con eso también se exterminaban entre sí, luchando en terribles guerras. Todo ello con el objetivo, casi siempre, de saciar sus ansias de riqueza y poder. Afortunadamente también había personas maravillosas que hacían de su vida una aventura al servicio de los demás. Gentes que habían abandonado la comodidad de la civilización más moderna para, con sus conocimientos, ayudar a otros que no habían tenido oportunidad de conocer más que, la miseria, el hambre y la enfermedad. Mujeres y hombres de las más diversas profesiones: médicos, enfermeros, misioneros y otros vivían entregados a esa labor.

Pepito, o Don José, pudo conocer como, dependiendo del lugar, se practicaban multitud de religiones y que en determinados países, donde se había producido una mezcla de razas y culturas, coexistían varias de ellas. Su experiencia le decía que no había una religión mejor que otra y que, en todas ellas, se podía encontrar el mandamiento que recordaba a los fieles la obligación de ser respetuoso con sus semejantes y el entorno en que vivían. Él pensaba que sólo con cumplir ese precepto el mundo sería completamente distinto y, sin lugar a dudas, mejor.

Pasaba también, por su mente, el recuerdo de las noches en medio del océano. La paz y el sosiego que le producía contemplar la belleza del cielo cuajado de estrellas, que le sugerían otros mundos en los que, quizás, también habría mares en los que navegar. Pero no siempre el mar ofrecía esa calma, en ocasiones se enfurecía, como si se rebelase contra aquellos que osaban surcar sus aguas, y entonces era terrible. Multitud de barcos y miles de marineros habían pagado su tributo al mar, quedándose para siempre en él. También Pepito tenía su recuerdo de esos momentos trágicos, en una de esas tempestades su barco estuvo a punto de zozobrar, salvándose de ello milagrosamente. Con los embates de las olas sufrió una caída que le provocó una fractura en su pierna derecha, de la cual le había quedado, como secuela, una cojera que al caminar le hacía arrastrar ligeramente la pierna.

Llegó un día en que Don José, que empezaba añorar a Pepito, revirtió el camino y volvió al lago en el que había nacido. En las aguas de su infancia el marino de los grandes viajes dejó paso al marinero de tierra adentro. A bordo de Isabela navegó otra vez por aquellos parajes familiares y queridos. Acompañándole, casi siempre, niños de las aldeas vecinas a los que les encantaba oír las historias de Pepito. La vida, que tantas alegrías le había proporcionado, no quiso premiarle con la llegada de un hijo, y aquellos niños a los que paseaba en su barca llenaban, de alguna manera, ese vacío.

La cálida voz de una bella mulata, que le avisaba para la cena, le trajo de nuevo a la realidad. Raquel era, desde hacía años, la mujer con la que compartía su vida. La conoció en uno de sus viajes por Las Antillas y desde entonces no se habían separado.

Apoyados el uno en el otro, como dos jóvenes enamorados, Raquel y Pepito caminaron hacia la casa. En la arena, las huellas de la pareja que, poco a poco, se iba perdiendo en la oscuridad de la noche. En el lago, la luna llena acompañaba a Isabela, bañándose en las tranquilas aguas y esperando que, con el amanecer, el sol le diese el relevo.

© Matías Ortega Carmona

Nota del autor: Las ilustraciones que acompañan al texto han sido sacadas de páginas de Internet.

 

Breves notas autobiográficas:

Nací en Mataró, provincia de Barcelona, hace 55 años. Todos mis antepasados, hasta donde conozco, eran de Cehegín en la provincia de Murcia. Viví y disfrute de Soria, una tierra maravillosa, durante casi ocho años y me acerco hasta allí cada vez que puedo. Si el destino me lo permite acabaré mis días en Galicia, otro paisaje que me hechizó hasta convertirse en una necesidad.

Soy ferroviario, una profesión que ha hecho posibles algunos sueños de mi infancia. He conocido, sufrido y disfrutado, ya sea como viajero o profesional, desde el ferrocarril de los tiempos del vapor al de la alta velocidad donde probablemente pondré fin a mi vida laboral.

Mi vocación es la familia y mi afición inventar historias que llevar al papel. Empecé a escribir en mi etapa de estudiante y lo he seguido haciendo de forma intermitente a lo largo de mi vida. Hice mis primeras entrevistas, para una revista de la Acción Católica, hace muchisimo tiempo y llené páginas reivindicativas en mi época de sindicalista.

Me ha producido una enorme satisfacción ser capaz de acabar el libro " Mis recuerdos" dedicado a explicar a mis hijos sus raices y hablarles de aquellos que les precedieron. Mi proyecto más inmediato es hacer otro libro que se llamará "Mis paisajes" en el que haré un viaje por las imágenes, reales y emocionales, en las que ha transcurrido mi vida, sin dejar por ello de escribir algunos relatos breves y esos cuentos que dedico a mis pequeños amigos.

Matías Ortega Carmona, 2006

SUMARIO

SENDEROS IMAGINADOS

Hola, soy Icni, anímate y escríbenosColabora y contacta con nosotros

Los textos  están publicados con permiso expreso de sus autores,  siendo ellos los únicos responsables del contenido. Las fotografías y los textos son  © de los autores. Las direcciones  electrónicas se hacen públicas con permiso de sus autores. No facilitamos ningún dato a terceros.

SENDEROS IMAGINADOS
Páginas creadas y mantenidas por © maruska 2001/Actualizadas el 28 septiembre 2007